Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Información del Sector

Juan Andrés Errázuriz, gerente general de Enaex: “Más del 18% de los márgenes que generamos proviene de innovaciones”

La compañía definió que para crecer internacionalmente lo haría generando soluciones y productos que la distinguieran de sus competidores. En los últimos cuatro-cinco años ha invertido del orden de US$20 millones en este ítem.

Ligada a la minería desde sus inicios, Enaex nació en 1920 como respuesta a la necesidad de pasar a la explotación masiva del mineral en Chuquicamata, lo cual exigía el uso de explosivos industriales. Tras casi cien años de trayectoria, la empresa controlada por Sigdo Koppers ha mantenido un fuerte vínculo con la industria minera, sector que representa más del 90% de su negocio.

Hace diez años la compañía inició un proceso de internacionalización, con el establecimiento de una filial en Argentina (en 2007). Hoy tiene instalaciones en cinco países de Sudamérica: Colombia, Perú, Brasil y Argentina, además de Chile. En Estados Unidos acaba de inaugurar una planta productiva, a la que espera sumar otra en México, donde por ahora dispone de un centro logístico. En Francia, tras la compra de Davey Bickford en 2015, fabrica los detonadores electrónicos, mientras en Australia está invirtiendo en almacenaje para reforzar su negocio de distribución.

Entre sus hitos se cuenta la introducción del camión fábrica a mediados de 1970 y la producción de nitrato de amonio en Chile a partir de 1983, insumo que antes se importaba. “Y ahora tenemos la nueva etapa”, remarca el gerente general de Enaex, Juan Andrés Errázuriz, quien en entrevista con MINERÍA CHILENA dice estar convencido de que las tecnologías de la información, la teleoperación, los avances en Big Data y la electrónica, generarán una transformación relevante en la industria extractiva.

De hecho, anticipándose a esta tendencia, en 2014 Enaex empezó a trabajar –en alianza con el Stanford Research Institute (SRI)– en dos soluciones para procesos inteligentes de tronadura, que acaba de lanzar: el Robominer y el Mine-iTruck, equipos para ser teleoperados a distancia, lo que ofrece una alternativa segura de operación en contextos donde la voladura presenta un alto nivel de riesgo para las personas, permitiendo acceder a recursos cuya explotación es hoy inviable. El primero es un robot que monitorea temperatura, mide topografía y graba en tiempo real con visión 3D, capacidades a las que sumarán –en 2018– la posibilidad de operar y manipular objetos. El segundo es un camión fábrica capaz de elaborar explosivos in situ y de manera teleoperada.

¿Ya están comercializando ambas soluciones?

Estamos conversando con algunas mineras.

¿Cuánto representa hoy, de sus utilidades, lo que invierte Enaex en innovación?

No lo medimos mucho como porcentaje de la venta o utilidad total. El dato que nos interesa es cuánto de lo que estamos vendiendo proviene de innovación. Actualmente más del 18% de los márgenes que generamos deriva de innovaciones que hemos hecho en los últimos cinco años.

¿Y cuál es la meta?

Nuestro sueño sería llegar al 30% en tres años más, pero eso es difícil, porque exige una renovación permanente, estar generando soluciones nuevas constantemente.

¿Cómo define el rol que tiene la innovación en su empresa?

Hace un par de años definimos que la forma de crecer internacionalmente sería logrando generar soluciones y productos distintos a nuestros competidores. Eso requiere invertir mucho en innovación. En los últimos cuatro-cinco años hemos invertido del orden de US$20 millones en este ítem.

Chile y otros mercados

¿Cuáles son los planes para continuar con el proceso de internacionalización de la empresa? ¿Seguirán incursionando en otros mercados?

Siempre estaremos muy focalizados en seguir invirtiendo en Chile, porque es nuestro principal mercado. Además, aquí tenemos fortalezas e infraestructura que nos permiten probar y aprender, y después llevar esa diferenciación a otros países.

También vamos a continuar invirtiendo en los países donde estamos. Más que hacer inversiones dispersas, nos concentraremos en aquellos mercados donde tenemos participaciones pequeñas y oportunidades importantes de crecer.

¿Cuánto representa Chile en el negocio de Enaex actualmente?

Dos tercios aproximadamente.

¿Qué perspectivas tienen para el mercado de explosivos el próximo año?

Creemos que, como un todo, el mercado de explosivos debiese estar creciendo un 2%.

¿No se notará aún la reactivación minera?

En Chile vemos que faltan unos dos a tres años para ver proyectos nuevos ingresando que signifiquen un crecimiento relevante en el consumo de explosivos. Por lo tanto, para el próximo año vemos incrementos marginales que tienen que ver con reaperturas de ciertos sectores mina que se han cerrado. De 2020 en adelante ojalá venga un nuevo ciclo como fue la década de 1990, con un crecimiento consistente de 6-7% anual.

¿En el intertanto pondrán más fichas en el exterior?

En Perú se ven un poco mejor las perspectivas de mercado, porque hay ampliaciones que están en curso y desarrollo de nuevos proyectos. Probablemente en ese país vengan aumentos de consumo más grandes en 2018-2019. Todas las empresas mineras con las que estamos en contacto están mirando Perú con mucho entusiasmo. La gran dificultad es que parece faltar una mayor claridad y regulación en el ámbito de la relación con las comunidades.

En Brasil también hay proyectos que están empezando a surgir y creemos que a partir del próximo año viene una recuperación en el área de construcción, que es muy grande.

¿Cómo ven a Argentina?

Tienen proyectos bien interesantes, pero el problema que ocurre en Argentina es que las compañías crean que las políticas pro minería son de largo plazo. Estimamos que va a crecer, pero es un mercado mucho más pequeño que Chile.

Estrategia de crecimiento

Los años recientes hicieron un par de compras: Britanine y Davey Bickford. ¿Perseverarán en esa política de adquisiciones?

No hay una definición a ultranza de crecimiento vía compras o no. Más bien, nuestra idea es crecer en los mercados que consideramos más atractivos y consolidarnos en ellos. Estimamos que las mayores oportunidades van por crecimiento orgánico, vía construcción de plantas, pero estamos abiertos a crecer vía compras, si se presentan ocasiones en mercados relevantes para nosotros y en los cuales hay un futuro importante para la minería. No es que estemos en una búsqueda activa de compras, pero abiertos. Hemos recibido algunas propuestas, algunas de las cuales descartamos y otras que podremos estudiar.

¿Cuál es el plan de inversiones para crecer orgánicamente?

Acabamos de hacer bastantes inversiones. Hoy tenemos capacidades disponibles, entonces, no veo grandes ampliaciones en el corto plazo. Probablemente el proyecto más importante está en Brasil, donde estamos modernizando la planta, lo que involucra unos US$10 millones. Puede ser que hagamos alguna inversión en Perú, pero aún no está definido; estamos trabajando en el plan de inversiones para los próximos dos a tres años.

Juan Andrés Errázuriz en la presentación del Robominer, que fue lanzado recientemente junto al Mine-iTruck, dos equipos para procesos teleoperados de tronadura.