Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Información del Sector

Nelson Pizarro analiza su difícil primer año a la cabeza de Codelco

No la tuvo fácil en su primer año como presidente ejecutivo de la principal minera de cobre del mundo. Pizarro describe aquí los temas que han sido clave durante este ejercicio. Entre ellos, su relación con el mundo laboral, el impacto del menor precio del metal, la dura tarea de reducir costos, los proyectos estructurales y cómo viene 2016.

Por Cristián Rivas N.
Nelson Pizarro cumplió en septiembre pasado un año a cargo de la presidencia ejecutiva de Codelco. Dice que está satisfecho con el trabajo desplegado durante este ejercicio, aunque consciente de que todavía queda mucho por avanzar. “Durante estos últimos meses hemos establecido las bases que nos permitirán proyectar a esta empresa”, describe como punto de partida de la conversación.

¿Cuáles son? Responde rápido. Lo primero, sin duda, es haber conformado un equipo ejecutivo con mucha experiencia, que tiene la tarea de cumplir con los planes de producción comprometidos y materializar los proyectos estructurales. A ello se suma priorizar los dos temas que resultan críticos para el futuro de la estatal: la exploración y gestión de los recursos mineros y la productividad y control de costos. Ambas fueron elevadas al nivel de vicepresidencias, para darles el peso que les corresponde en este futuro proyectado.

En tercer lugar, menciona el refuerzo a los temas de seguridad laboral, fortaleciendo los equipos e incorporando las mejores prácticas. “Y, por último, hemos trabajado intensamente para reconstruir las confianzas con nuestros propios trabajadores a través de un diálogo franco”.

-En ese sentido, ¿el acuerdo firmado recientemente con la FTC garantiza que no habrá conflictos en las negociaciones colectivas que vienen?
-Codelco no ha concordado con ellos el no tener conflictos. Aquí el desafío es cómo abordar las diferencias de modo que los distintos actores garanticen la sustentabilidad de la empresa. Nosotros nos hemos comprometido a ser dialogantes y transparentes con los desafíos de la empresa. Los dirigentes sindicales, por su parte, a hacer su mayor esfuerzo para compatibilizar de la mejor manera los derechos de sus representados con los intereses de la empresa. Eso no significa que no habrá diferencias, las tendremos; el desafío es abordarlas de forma madura, seria y responsable.

-Este año ya tuvieron bastantes diferencias con los trabajadores sindicalizados… ¿se abordó ese conflicto de la mejor manera?
-Los periodos de ajustes nunca son fáciles para ninguna organización. En nuestro caso, es una herencia que dejó el superciclo minero y que nos obliga a ajustar las expectativas de actores externos e internos. Para eso, la empresa ha hablado con honestidad y en forma directa respecto de lo que puede y debe hacer para guiarnos a un escenario de sustentabilidad futura. Le haríamos un flaco favor, no sólo a la empresa sino también a nuestros trabajadores y a los contratistas, si asumiéramos compromisos que no podremos cumplir. Lo que hemos hecho es actuar con responsabilidad y asociar los gananciales de nuestra gente, así como los de nuestras empresas colaboradoras, al concepto de productividad. Esa ha sido nuestra lógica.

-¿Cuál diría que ha sido su momento más difícil hasta ahora?
-Lo más difícil ha sido racionalizar la dotación de ejecutivos, profesionales y trabajadores de la empresa. Fueron medidas dolorosas de implementar, sin embargo necesarias para asegurar la sustentabilidad de la empresa.

-¿Siente que, en términos políticos, ha recibido espaldarazos?
-Más que apoyos a mi gestión, ha existido un enorme respaldo a la corporación y a su proyecto de desarrollo. La Ley de Capitalización de Codelco, que fue aprobada con el respaldo de todos los sectores políticos, es una expresión clara de este apoyo.

-¿Cómo quedó Codelco tras la capitalización de US$ 600 millones entregada por Hacienda hace poco?
-Estos US$ 600 millones, conjuntamente con la exitosa emisión de bonos por US$ 2.000 millones realizada en septiembre pasado, dejan despejado el financiamiento requerido hasta fines de 2016. Valoramos el enorme esfuerzo que ha hecho el gobierno en un momento que no es fácil en términos de las arcas fiscales, por entregar esta importante cantidad de recursos para que Codelco durante el 2016 pueda seguir avanzando en la materialización de su cartera de proyectos.

-¿Ya definió cómo obtendrá el resto de los recursos que necesita para sus inversiones?
-Las fuentes de financiamiento están claramente definidas, siendo la generación de recursos propios la principal, seguida por el programa de capitalización acordado en la Ley 20.790 del 30 de octubre de 2014; finalmente, está el acceso a los mercados de deuda para completar las necesidades.

-¿Cómo quedará su nivel de endeudamiento tras estas operaciones?
-El nivel de endeudamiento, medido como el stock de deuda neta sobre la generación de caja, se ha visto afectado principalmente por el menor precio del cobre, sin embargo, medido en base al precio del cobre esperado de largo plazo, nuestro nivel de endeudamiento se proyecta en niveles saludables para el tamaño de la corporación.

Economía de guerra

-En términos de resultados, ¿cómo se viene la mano con el cierre de 2015?
-Ha sido un año difícil. A pesar de la importante caída de las leyes de cabeza vamos a superar la meta de producción. En cuanto a los costos, también estamos logrando buenos resultados con una reducción de 12% en los costos a cátodo. Además, superaremos ampliamente el plan de reducción de costos, el cual ya ha generado más de US$ 1.200 millones en ahorros.

-¿Cuánto de la baja de costos es sustentable en el tiempo?
-A septiembre de este año, sobre US$ 433 millones corresponden a ahorros por mayor productividad, y continuamos trabajando en identificar espacios para seguir reduciendo, cuestionándonos nuestra forma de gestión.

-¿Se ha aprovechado de ordenar estructuralmente la casa incluso para cuando haya vacas gordas?
-Estamos en eso. El superciclo minero trajo enormes beneficios, con miles de millones de excedentes para el Estado, pero paralelamente dejó como herencia una mochila pesada, compuesta por un conjunto de prácticas que hacen que nuestra industria sea menos eficiente de lo que quisiéramos. En los próximos diez años vamos a renovar nuestras minas e instalaciones, para hacerlas modernas, eficientes, competitivas, sustentables y de clase mundial. El desafío ahora es que quienes trabajamos en Codelco estemos a la altura de esas instalaciones. De lo contrario, vamos a tener instalaciones modernas, pero con personas que no le sacarán el máximo provecho.

-¿Pueden seguir en 2016 estas bajas en los costos?
-Reducirlos mediante una mayor productividad es una tarea de cada día. Para esto, hemos elaborado un presupuesto 2016 que ya incorpora importantes medidas en esa dirección. A diferencia del año pasado, desde el origen del presupuesto estamos contemplando planes de austeridad y de aumento de productividad que permitirán ahorrar cerca de US$ 617 millones, de los cuales sobre US$ 300 millones corresponden a reducciones estructurales.

-Codelco sigue entonces en economía de guerra…
-Completamente.

-¿Podríamos concluir que se acabó el tiempo de los bonos millonarios?
-Si aspiramos a ser una empresa líder en la minería mundial, tenemos que tener una estructura de incentivos acorde a ese objetivo, por eso propiciamos avanzar hacia otras estructuras, como el valor compartido ligado al aumento de la productividad. Debemos trabajar para que a Codelco le vaya bien y, si eso sucede, a todos nos irá bien. Con un bono de término de conflicto se puede comprar paz laboral por un rato, pero es un incentivo perverso.

pizarro2

Precios se mantendrán bajos

-Cochilco pronosticó un precio de US$ 2,5 para el cobre en 2016. ¿No será alto todavía?
-El precio, probablemente, se moverá en el rango de US$ 2,10 a US$ 2,5 por libra, lo que nos pone en un escenario exigente y con la obligación de cumplir nuestros planes de producción.

-Con ese precio, ¿cuál es el escenario posible de desempeño de Codelco?
-En cuanto al precio, el próximo año será más exigente que 2015. Sin embargo, estamos mejor preparados para enfrentar estas exigencias.

-¿Sacar producción del mercado para mejorar el precio es una opción?
-No lo hemos considerado por ahora.

-¿Cuál es el límite de precio que puede aguantar Codelco? Al margen de tener operaciones caras, como Salvador…
-Eso depende de muchos factores gatillados por el precio del cobre, especialmente el valor del dólar en pesos chilenos, además del precio de otros insumos críticos, algunos de los cuales se mueven con el dólar. Si el precio del cobre se moviera entre US$ 2,20 y US$ 2,40 por libra, el costo neto a cátodo debería fluctuar, en nuestro caso, entre US$ 2,052 y US$ 2,092 por libra.

-En comparación con las mineras privadas, ¿Codelco está mejor o peor preparada?
-Codelco ha demostrado su capacidad de ajustarse a la nueva realidad, situándose nuevamente en el grupo del 50% de las empresas más eficientes, que producen cobre a un menor costo y están mejor preparadas para enfrentar esta crisis.

-¿Si Salvador perteneciera a una empresa privada, no cree que ya se habría decidido su cierre?
-No sé qué habría decidido una empresa privada. Puedo señalar que el futuro de la división depende de los estudios que se están realizando, que indicarán si el Rajo Inca y San Antonio son proyectos económicamente sustentables. De esto dependerá la recomendación que haremos al directorio.

Proyectos estructurales

-¿Hay atrasos en los proyectos estructurales?
-Los resultados a septiembre nos muestran el panorama general. Chuquicamata Subterránea presenta obras tempranas finalizadas el primer semestre de 2015. La ejecución del proyecto completo avanza de acuerdo a lo programado, con un 22,8% de avance. El Nuevo Nivel Mina Teniente presenta un avance de 35,7%, y se está reformulando para responder de mejor forma a las condiciones geomecánicas. RT Sulfuros avanzó 51,6% en su ingeniería de detalle y en desarrollo de las obras tempranas. El proyecto Expansión Andina será re-conceptualizado para generar una alternativa que requiera una menor inversión, optimice el consumo de agua y reduzca impactos sobre el medioambiente. El Nuevo Sistema de Traspaso Andina presenta un avance de 18%. Por último, en Rajo Inca está en desarrollo el estudio de prefactibilidad.

-¿Cuál es el monto que finalmente involucran los proyectos estructurales?
-Estarán en torno a los US$ 22.000 millones.

-Respecto de las fundiciones, usted planteó dar un mayor plazo a esta adecuación para ir a un estándar mayor… ¿ha tenido eco?
-Este tema es de la mayor importancia, por eso Codelco celebra y valora la iniciativa del gobierno de crear una comisión específica que se abocará a generar una política de Estado para desarrollar, modernizar y hacer más sustentables a mediano y largo plazo las fundiciones y refinerías del país.

-¿Pero qué están haciendo para adecuarse a la norma que parte en 2018?
-Las cuatro fundiciones de Codelco están ejecutando proyectos de inversión, es decir, Ventanas debería ajustar sus emisiones en 2016, y el resto a fines de 2018.

¿MÁS DESVINCULACIONES?

-¿Cuántos trabajadores se han desvinculado hasta ahora de Codelco?
-La compañía implementó este año un plan de racionalización de su dotación de ejecutivos, lo que redundó no sólo en ahorro de costos, sino también en una reorganización de funciones. Lo mismo sucedió con el ajuste en nuestros profesionales-supervisores. En el caso de los trabajadores Rol B, existen y están vigentes desde 2013 un conjunto de programas de retiro concordados con las respectivas dirigencias sindicales. A esos planes se han acogido más de 1.300 personas. Además, producto de los ajustes, se ha reducido del orden del 6% la dotación de trabajadores contratistas. En total, entre ejecutivos, profesionales, planes de retiro y reducción de la dotación de contratistas, suman del orden de 4.000 personas.

-¿Serán necesarias nuevas desvinculaciones?
-No podemos anticipar si se van a implementar nuevas medidas, si existe un cambio de escenario por un menor precio del cobre, pero sí podemos decir que el conjunto de definiciones planificadas ya se ejecutó.

“CHILE DEBE VOLVER A SER LÍDER MUNDIAL”

-Como un hombre minero de toda la vida, ¿cree que el país está haciendo lo suficiente para asegurar el desarrollo de su principal actividad económica en el futuro?
-La minería en Chile está haciendo el aprendizaje y los ajustes de expectativas propios de después de vivir un superciclo del cobre. El gran desafío que nos acompañará en los próximos años es elevar la productividad de esta industria. Chile debe volver a ser líder en la minería mundial, en términos de la competitividad en el negocio del cobre.

-¿Usted hace algún mea culpa personal respecto de la forma de operar de las mineras en el pasado y que ha hecho proliferar en el presente un mayor rechazo hacia las compañías y sus proyectos?
-La minería no ha estado ajena al proceso de aprendizaje que han experimentado todos los chilenos. Hoy, todos les asignamos una importancia mayor a determinados temas, como la responsabilidad medioambiental, el relacionamiento con las comunidades, la inserción de la mujer al trabajo de la minería, entre otros. La ciudadanía ha cambiado sus estándares, y la institucionalidad y las empresas ahora son más autoexigentes. ¿Nos falta? Sí, por supuesto que nos falta mucho, pero estamos empeñados en seguir mejorando.

-¿Cómo se soluciona el alto rechazo de las comunidades hacia las empresas mineras en sus territorios?
-No sé si comparto esa frase. Las personas no rechazan la minería a secas, sino la minería que no es sustentable. ¿La gente anhela que en sus regiones existan fuentes de trabajo? Sí. ¿Quieren que se genere riqueza? Sí. Pero también quieren que sea a través de una actividad respetuosa y cuidadosa del entorno, que genere valor compartido para todos los involucrados.

-¿Cómo espera que sea recordada su gestión?
-Me gustaría ser recordado como una persona que contribuyó con realismo, rigurosidad y profesionalismo en mejorar los estándares de la minería que practica Codelco.

Fuente: Revista Qué Pasa Minería

 

screenshot-www quepasamineria cl 2015-12-14 13-15-11