Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Información del Sector

José Roberto Morales, experto en física nuclear:

(NUEVA MINERÍA Y ENERGÍA) “La energía nuclear puede ser un aporte para la minería”

Camila Morales

Desde el único acelerador nuclear para investigación que existe en el país, el académico de la Universidad de Chile, José Roberto Morales, da a conocer su visión sobre las posibilidades de desarrollo de la energía nuclear en una nación como Chile, donde el debate sobre los tipos de energías a potenciar y el futuro de la matriz energética tiene más dudas que certezas.

Desde 1970 que José Roberto Morales trabaja en el departamento de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. En este edificio, en el primer piso, se encuentra su oficina y el laboratorio de física nuclear, más conocido como el “ciclotrón”, lugar donde además de libros, cables y artículos eléctricos, se encuentra el único acelerador nuclear del país.

“Ustedes que están habituados al mundo de las noticias, saben que de vez en cuando en la prensa se nombra un enorme acelerador que descubrió la partícula de Dios. Lo que tenemos acá es un acelerador de escala más modesta, pero es el único aparato para hacer investigaciones de física nuclear experimental en Chile”, detalla el académico.

Sin embargo, el avance de estudios con este imponente dispositivo ha sido escaso. ¿La razón? A juicio de este doctor en física, en Chile no se han potenciado las ventajas comparativas que poseen las ciencias nucleares para el desarrollo del país.

En este contexto, el sistema eléctrico y la matriz energética del país es un tema que Roberto Morales tiene presente. “La energía nuclear podría complementar otras fuentes, como la hidráulica y las ERNC”, comenta el académico, quien recalca que el “temor generalizado” que se le atribuye a este tipo de energía, ha detenido el avance de las investigaciones.

En entrevista con Revista Nueva Minería y Energía, José Roberto Morales, experto en física nuclear, entrega detalles de un tipo de energía que genera polémica y diversas reacciones cuando se incluye en el debate ciudadano.

¿Hacia qué tipo de energía debería avanzar el país para fortalecer su sistema energético?

De acuerdo a nuestra geografía, Chile todavía tiene capacidad para aumentar la hidroelectricidad y debería moverse en esa dirección. Sin duda, el país debería aprovechar esa capacidad natural. Las otras fuentes que se han estado impulsando últimamente también son valiosas, como la energía eólica y solar. Estos tipos de energía son importantes de potenciar, pero teniendo presente que no son suficientes.

Lo ideal sería aunar esfuerzos y mayor inversión para que exista más investigación en el tema, para optimizar la eficiencia de las celdas fotovoltaicas, por ejemplo. Para eso hay talento en Chile.

¿Qué le parecen las medidas que ha anunciado el gobierno en materia energética? ¿Tiene confianza en lo que pueda avanzar la actual administración en esta área?

Los gobiernos se han dado cuenta que necesitamos energía, porque el escenario es complejo. Tenemos energía muy cara y zonas que carecen de un sistema eléctrico permanente, por eso se debe proporcionar mejor calidad de energía y prevenir lo que puede pasar al largo plazo. Eso es lo básico.

Se han tomado acciones para instalaciones de plantas eólicas y energía solar, se quiere impulsar la geotermia, eso está bien, pero son medidas de corto plazo. Si queremos dar el gran salto, se requiere una gran inversión en instalaciones de energía. ¿Cuáles? Eso es lo que no sabemos con certeza todavía. Creo que a corto plazo vamos bien, pero los gobiernos tienen la obligación de pensar a largo plazo. Cinco años es poco.

En este contexto deficitario, ¿cree que Chile debe considerar la energía nuclear para suplir sus carencias energéticas?

Sí. Chile no debería excluir una fuente que ha probado ser muy eficiente. La energía nuclear podría complementar las otras fuentes anteriormente mencionadas. Si el país quiere crecer en la calidad de vida que se le ofrece a la población, eso implica necesariamente que la capacidad instalada hay que potenciarla con nuevas opciones que fortalezcan el sistema eléctrico.

Y es aquí cuando surge la pregunta: ¿será suficiente con la hidroelectricidad, la energía eólica y la solar para cubrir eso? Sospecho que no va a ser suficiente. ¿Cómo podemos suplir? Poniendo plantas que queman hidrocarburos, pero requieren un mayor tiempo de instalación, además del alto nivel de contaminación que producen.

En este contexto, ¿qué puede ofrecer la energía nuclear? Ésta no aporta contaminantes, es bastante limpia. Prácticamente no emana gases, ni material particulado a la atmósfera, además de poseer un funcionamiento 24 horas al día.

Otra ventaja es que hay bastante experiencia en el diseño de plantas nucleares muy seguras y eficientes, por lo tanto, los temores de que algunas plantas puedan presentar problemas serios que afecten a la población, son cada vez más mínimos. De hecho, la energía nuclear puede ser un aporte para la minería, ya que los procesos mineros requieren bastante energía que ahora se está supliendo con energías contaminantes. Quizás por esa zona sería interesante instalar una planta nuclear.

¿Cree que las compañías mineras deberían tomar mayor atención a la energía nuclear, tomando en cuenta la gran demanda de energía que tiene esta industria?

La minería mueve mucho capital, y como se encuentra en la necesidad de estar optimizando sus procesos, el alto costo de la energía sí le está afectando. Tal vez, una planta nucleoeléctrica instalada en el norte podría ser beneficiosa para las empresas. Sin embargo, lo primero es que haya una política de Estado en el tema, tanto por costos como por el hecho de afrontar el tema nuclear de manera seria, porque tampoco podemos dejar que una compañía llegue y se instale sin cumplir con los requisitos que el Estado ha impuesto.

¿Considera factible potenciar la energía nuclear en un país sísmico como Chile?

No veo por qué no. Hay experiencias de plantas nucleares instaladas en países de tanta sismicidad como Chile, Japón por ejemplo. En el terremoto ocurrido en Chile en 2010, el reactor nuclear instalado en el Centro Nuclear La Reina de la Comisión Chilena de Energía Nuclear estaba operando y los mecanismos de seguridad funcionaron perfectamente. El edificio construido en 1970 resistió sin daños, lo que es una prueba de la capacidad de la ingeniería chilena.

La capacidad instalada en ingeniería sísmica en el país es excelente, es de lo mejor que hay en el mundo. Ya vemos el tremendo terremoto que ocurrió en 2010 y los daños estructurales fueron los mínimos. Además, un plan inteligente permite que los geólogos recomienden dónde es mejor instalar. Y sobre eso, hay experiencia en otros países.

Sin embargo, la energía nuclear parece tener, en general, una imagen negativa entre la población. ¿A qué le atribuye este mal concepto que mantiene la ciudadanía con este tipo de energía?

Sí. Hay algo generalizado como un temor a “lo nuclear”. Tal vez porque se ha puesto más énfasis en destacar las consecuencias de las bombas nucleares lanzadas en Japón en 1945, y los accidentes de plantas nucleares, como Chernobyl, Three Mile Island y recientemente Fukushima Daiichi. Esto atemoriza a la población que piensa que es mejor evitar el riesgo de verse expuesta a radiaciones.

Usualmente se ignora que vivimos en un planeta radioactivo, que nuestro cuerpo es también radioactivo y que hay más de cuatrocientos reactores de potencia operando en más de treinta países. Hay países que obtienen más del 70% de su energía eléctrica de reactores nucleares, Francia por ejemplo. Nos olvidamos que nuestros vecinos argentinos tienen tres reactores de potencia operando sin problemas, el primero desde 1974.

Por otra parte, se ha instalado un pensamiento nefasto de que en Chile no seríamos capaces ni responsables para operar equipos y sistemas complejos propios de un reactor nuclear. Eso es injusto y no se puede aceptar. En Chile hay inteligencia para manejar equipos de la más alta complejidad. Es cuestión de estimular y formar técnicos y profesionales seleccionados.

Otro aspecto que se ignora está relacionado con los importantes aportes a la salud humana que son posibles por logros del conocimiento nuclear. Desafortunadamente, la aceptación del tema nuclear ha sido teñido de un origen nefasto, porque cuando la ciudadanía mundial aprendió que había ciencia nuclear o más bien procesos nucleares, que fue con las bombas de Hiroshima y Nagasaki, no partió la visión de la energía nuclear como un sistema bien aprovechado y de directo beneficio a la ciudadanía, sino que este conocimiento se introdujo en la sociedad con un origen bélico, lamentablemente.

Eso ha despertado cierto temor en la gente, pero descartando eso, el resto es procesos físicos bien manejados que dan mucho beneficio.

¿Qué nivel de peligrosidad tienen los desechos radioactivos en la energía nuclear?

Los desechos radioactivos de un reactor nuclear se refieren principalmente a barras de combustible en las cuales el porcentaje de núcleos fisionables ha disminuido a valores no adecuados para el funcionamiento del reactor. Dependiendo de la potencia del reactor y de su diseño, se cambian cada 12 meses o más.

El manejo de los desechos radioactivos es un proceso muy regulado, sujeto a normas internacionales, especialmente del Organismo Internacional de Energía Atómica. En los últimos años se han adoptado internacionalmente regulaciones aún más estrictas a fin de evitar el desvío de material radioactivo hacia la fabricación de armas nucleares.

Por eso no me parece que este tema pueda ser el gran “pero” para no avanzar en este tipo de energía. De partida, el combustible nuclear se debe comprar a alguna de las empresas extranjeras controladas que lo producen. Los mismos proveedores pueden retirar del país el material gastado.

¿Cuál es su proyección en relación a la formación de especialistas en ciencias nucleares?

Yo veo este campo muy precario. El conocimiento nuclear en general está instalado en la Comisión Chilena de Energía Nuclear y dentro de las universidades es muy poco lo que se hace. Hay otros centros de estudios puntuales, pero ninguno se centra en la investigación a nivel de ingeniería nuclear y de ciencias nucleares.

A su juicio, ¿qué medidas debería tomar el gobierno para potenciar la energía nuclear?

Potenciar la energía nuclear es una decisión política que debe asumir quien esté gobernando. Por ahora la decisión parece ser postergarla para que otro la tome. Tal vez los gobernantes no se atreven porque no quieren introducir un tema que la ciudadanía se lo reproche.

Previo a esto, hay una etapa en que la ciudadanía debe ser informada sobre la ciencia nuclear. La sociedad tiene que saber que gracias a que existe conocimiento nuclear, por ejemplo, hay avances médicos de gran beneficio. Hay que abrir el conocimiento a la ciudadanía, para que puedan dar opiniones informadas y no se dejen llevar por un susto de que pueda ocurrir algo que se puede evitar perfectamente.