Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Noticias Feria

Presidenta Bachelet: “La minería no sólo se define por su larga historia, sino porque es inseparable del futuro de Chile”

FUENTE: PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

La Mandataria asistió a la Cena Anual de la Sociedad Nacional de Minería, donde abordó el tema de la desaceleración económica que atraviesa el país, y defendió la necesidad de implementar las reformas que el Gobierno está llevando a cabo.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, acompañada por los ministros de Minería, Aurora Williams; de Hacienda, Rodrigo Valdés; del Trabajo y Previsión Social, Ximena Rincón, y de Energía, Máximo Pacheco, acudió a la Cena Anual de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami).

Durante el encuentro que se desarrolló en Casa Piedra, la Mandataria destacó el “el rol central de la minería en nuestra historia, en nuestra proyección internacional y en nuestro desarrollo futuro”. Asimismo, se refirió la ayuda que prestó el sector ante el temporal que afectó al norte de nuestro país, “es motivo de orgullo y agradecimiento el apoyo inmediato que recibimos de parte de la mediana y de la gran minería durante la etapa de emergencia. Además de la generosidad, volvimos a comprobar el profesionalismo y la excelencia con que se trabaja en esta industria”, indicó.

Frente a los presentes, afirmó que “la minería no sólo se define por su larga historia, sino porque es inseparable del futuro de Chile. Por la envergadura de sus inversiones, por sus plazos de maduración y por su fuerte encadenamiento con el conjunto de la economía, en la minería se sustenta de hecho gran parte de la visión que tengamos del porvenir nacional y de cuánto queremos hacer, en el presente, para cosechar resultados mañana”.

La Jefa de Estado aprovechó la ocasión para invitar “a que todos sepamos ver más allá de las disputas pequeñas y recordemos los desafíos que marcarán las próximas décadas, pero que debemos comenzar enfrentando hoy”. En este sentido, puntualizó que “miremos lo que somos capaces de hacer como país, las enormes posibilidades de trabajar conjuntamente. Y para ello debe prevalecer el diagnóstico ponderado, el diálogo respetuoso y dejar atrás las caricaturas y estridencias”.En su alocución afirmó que “tenemos que hacernos cargo de la coyuntura inmediata de desaceleración: porque no podemos arriesgar el bienestar de la gente, ni poner en riesgo la existencia de la empresa”.

Asismimo, profundizó que “hay cosas que pueden y serán mejoradas en nuestra gestión, pero las reformas que estamos impulsando van en la dirección de sentar las bases de un desarrollo más satisfactorio para todos. Es lo que los chilenos y las chilenas, a veces de modo crítico, nos están pidiendo”.

La Mandataria defendió los cambios que su Gobierno está llevando a cabo para “tener una economía y un orden institucional que no sólo esté a la altura de los chilenos y chilenas de hoy, sino que sea la base sólida que les permita seguir desplegándose”.

“Quiero una sociedad, una economía y una política al servicio de las capacidades y anhelos de las personas de carne y hueso. Hacerlo hoy implica enormes beneficios futuros para todos. No hacerlo conlleva costos que pueden llegar a ser altísimos”, agregó.

Del mismo modo, se refirió a la reforma laboral, contextualizando que el año pasado hubo 40 mil trabajadores involucrados en huelgas legales y más de 400 mil en manifestaciones ilegales, señalando que “eso no es sostenible en el tiempo. Se debe sancionar la violencia, eso está fuera de duda, pero claramente hay un cauce legal que los actores no estiman legítimo ni abierto. Tenemos que relegitimar la negociación legal, en la empresa, como hemos propuesto, para que ella transcurra por los cauces institucionales. E introducir la adaptabilidad por la vía de pactos celebrados libremente por sindicatos y empresas, porque eso permitirá importantes mejoras de productividad”.

Al finalizar sus palabras, la Presidenta afirmó que “el clima social, tan relevante para la marcha del país y para los negocios, lo construimos entre todos. Nadie puede sentir que es posible restarse de una construcción que es constante y en la que incidimos cada vez que actuamos o dejamos de hacerlo. La confianza se construye en el contacto concreto con los demás, en el trabajo conjunto”.