Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Noticias Feria

Peter Loch, fundador de la Fundación Wazu

“Queremos visibilizar la discapacidad y que las empresas no nos vean como caridad o teletonesco”

La Fundación Wazu es la primera incubadora de inclusión laboral, en donde se crean espacios para el crecimiento y desarrollo de personas en situación de discapacidad física motora y/o sensorial, buscando la forma que las empresas incorporen capital humano de alta calidad.

Peter Loch, fundador de Wazu, explica que el nombre lo tomaron de una reinterpretación de aguará guazú, en idioma guaraní que significa “zorro grande” de América del Sur, pero lo curioso es que los zorros nacen sordos y ciegos, pero cuando crecen se transforman en animales símbolo de fuerza, potencia y velocidad.

El fundador de la institución señala que están funcionando bajo el concepto de Selección e Incorporación Inclusiva, con diseño y desarrollo de descripciones de cargo, pero también con reclutamiento y selección.

Loch explica que el objetivo que tiene la fundación es la de “entregar técnicos y profesionales con discapacidad e incluirlos laboralmente, aprovechando el tema de la Ley de Cuotas (Ley 21.015, las empresas que tengan sobre cien trabajadores deberán dar cumplimiento de esta, contratando al 1% de sus Trabajadores en situación de discapacidad) que apareció ahora. El trabajo es lo más importante en la parte social de toda persona, ya que al no tener trabajo uno está fuera de la sociedad, por lo que se produce una doble discriminación”.

En ese sentido, menciona que “el programa busca fortalecer el liderazgo y empoderamiento personal, a través del desarrollo de habilidades emocionales, laborales y de empleabilidad; utilizando el coaching e innovación como principales herramientas para la autogestión”.

“Hay empresas que están conscientes y no hay que decirles nada respecto a que la discapacidad es buena, que la diversidad da un valor agregado, pero hay otras que ven esto como caridad, es un poco teletonesco. Queremos visibilizar la discapacidad y que las empresas no nos vean como caridad o teletonesco”, concluyó.