Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Noticias Congreso Expomin, Noticias Feria

Seminario Abastecimiento en Minería

Un llamado a revisar los tiempos de entrega formuló  el Chairman del seminario,  Abastecimiento en Minería, Karl Jockel,  Gerente Corporativo de Abastecimiento de Antofagasta Minerals , quien indicó que “el pasado hiperciclo de precios de commodities también fue un hiperciclo de costos para las compañías mineras”.

“Los mayores costos finalmente se tradujeron en más contrataciones directas, pero principalmente es más volumen de negocios para proveedores y contratistas. No existió el incentivo para producir más de forma más eficiente. Producir más necesariamente significó gastos sobreproporcionalmente más altos, los que a su vez no fueron supervisados de forma correcta por los mandantes al estar enfocados en el volumen de producción”, explicó.

En ese sentido, dijo que “entre el 2004 y el 2013 se extrajo un 49% más material y se procesó un 32% más, pero con un 74% de mayor dotación. Las solicitudes de reducciones de personal y costos frente a empresas contratistas de los últimos 2 años son una consecuencia lógica y legítima al haber cambiado el escenario. Voluntaria- o proactivamente los proveedores no hacen los esfuerzos necesarios porque sus incentivos de corto plazo son más negocio y más ganancia”.

Jockel sostuvo que la “productividad y eficiencia han pasado a ser elementos claves de competitividad y la mayoría de los contratistas no está preparada para abordarlos con los conocimientos técnicos necesarios. Los procesos subcontratados requieren ser revisados profundamente por los mismos contratistas con metodología y herramientas específicas de productividad que muchas veces no tienen nada que ver con su propio negocio”.

“Los mandantes por su lado tienen la tarea de mejorar sus propios procesos productivos, mejorar su planificación y reducir fuentes de improductividades causadas por ellos mismos, tales como la falta de homologación y simplificación de los procesos de acreditación, las sobre exigencias en términos de calificaciones del personal contratista, etc”, afirmó.

El alto ejecutivo también precisó que “en general vemos que, si queremos desarrollar el relacionamiento mandante-proveedor de la manera que lo han logrado industrias más maduras en esta materia, entonces cada compañía debe asumir su parte en hacerse más productiva y eficiente. La integración más productiva mandante-proveedor ha demostrado generar valor para los trabajadores, el proveedor, el mandante, la industria y el país al hacer cada uno de estos actores más competitivos frente a sus competencias”.

“Un ejemplo: A pesar de grandes esfuerzos de seguimiento a las órdenes de compra por parte de los mandantes, el nivel promedio de entrega de bienes en completitud y a tiempo en la minería es del 60-70%. Con este nivel de incumplimiento en otras industrias quedaría un desastre en materias de precios y niveles de servicio para el consumidor final”, agregó.

Jockel mencionó que “existe la gran oportunidad para cada proveedor y contratista de diferenciarse de su competencia con productos y servicios que vayan más allá de los estándares existentes. Este es el momento preciso para este reenfoque del negocio de cada proveedor. Cada proveedor y contratista debe generarse a si mismo ventajas competitivas eliminando lo que no le agrega valor al cliente, por lo cual el cliente no estaría dispuesto a pagar. Este tipo de proveedor es el verdadero aliado que buscan las compañías mineras para proyectarse por muchos años”.