Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Noticias Congreso Expomin, Noticias Feria

Luis Lizama, Abogado socio de Lizama y Cía y Chairman de Seminario: Desafíos laborales y recursos Humanos en Minería.

“Tanto en minería como en otros sectores es necesario fortalecer la negociación colectiva entre ejecutivos y dirigentes”

El abogado Luis Lizama, Chairman del Seminario: Desafíos laborales y recursos Humanos en Minería es  Magister en Derecho por la Universidad de Chile con estudios de Doctorado por la misma casa de estudios, y en la siguiente entrevista nos entrega su opinión ante el proyecto de ley sobre Reforma Laboral y sobre el papel de la Dirección del Trabajo ante el escenario que enfrenta la minería en la actualidad, entre otros temas.

 

1.- La minería enfrenta un escenario complejo de precios. Sus efectos también lo han sentido los trabajadores. La reforma laboral, a su juicio, ayudará a la mayor competitividad y productividad de la industria o, por el contrario, alentará los conflictos?

En la industria minera (sin reforma laboral) las remuneraciones de sus trabajadores han crecido un 82% entre los años 2000 y 2012, aunque su productividad sólo aumentó un 36% en igual período.

La reforma laboral (del modo que se ha aprobado por la Cámara) no contribuirá a mejorar la competitividad ni la productividad de la industria minera. Ello es así porque el objetivo del proyecto de ley es aumentar el poder de negociación de los sindicatos ante sus empleadores para que los trabajadores incrementen sus ingresos. Para ello el Gobierno ha propuesto que sólo se negocie colectivamente a través de sindicatos y que la huelga sea sin reemplazo de los trabajadores. Por lo mismo, aparece evidente que habrá más y peores conflictos laborales (por su intensidad y duración).

 

2- ¿Cuál debe ser -según su experiencia- el rol de los ejecutivos y de los dirigentes en este escenario complejo y con un próximo cambio legal?

Ante un escenario tan complejo e incierto, me parece indispensable promover un gran acuerdo entre las organizaciones sindicales y las empresas para abordar estos temas (productividad, competitividad, mejora de calidad de vida y beneficios de los trabajadores). La industria, desde siempre, ha desarrollado en sus negociaciones colectivas la flexibilidad laboral necesaria para producir más y mejor. Y me refiero a los acuerdos sobre jornadas excepcionales, los bonos de continuidad operacional, los bonos por llamada de emergencia, las convenciones para regular el ejercicio de los derechos de maternidad en las faenas mineras, etc. Por ello, se hace necesario fortalecer la negociación colectiva como un proceso que permite lograr acuerdos beneficiosos para ambas partes, teniendo en cuenta que la proyección de las empresas en el tiempo está asociada a su competitividad y productividad.

 

3.- En el evento que se apruebe la huelga sin reemplazo, ¿las negociaciones colectivas en las empresas contratistas podrían afectar a las compañías mineras mandantes?

Hasta ahora y del modo en que está aprobado el proyecto de ley: la huelga de una empresa contratista afectará a la principal. Ello, porque, sin una regla expresa que diga lo contrario en el texto legal, un juez laboral podría interpretar que la circunstancia que la mandante pueda obtener el servicio otorgado por la contratista en huelga a través de otra empresa o por sí misma constituye un reemplazo de huelguistas.

 

4.-¿Cuál debiera ser el rol de la Dirección del Trabajo en el escenario difícil que enfrenta la minería?

Me parece que la Dirección del Trabajo cumple un rol importante a través de la conciliación y mediación de los conflictos laborales. Por lo mismo: este espacio necesario para acercar posiciones y prevenir conflictos parece ser el propicio ante un escenario complejo e incierto.